El delirio del color: Oaxaca en los años 1960

Durante la primera mitad del siglo XX, la mayoría de los pueblos de México empleaban hilos de algodón teñidos con añil (azul) y alizarina (o algún otro rojo sintético) para adornar sus tejidos y bordados. Muchos tintes naturales habían caído ya en desuso, y la paleta de colores disponibles era limitada. Pero todo cambió a mediados de siglo: las madejas industriales de algodón mercerizado, teñidas en una gran variedad de tonalidades, comenzaron a llegar a las comunidades más remotas. Junto con ellas se popularizaron diversos tintes sintéticos para colorear lana en tonos encendidos. Las tejedoras y bordadoras indígenas respondieron con entusiasmo a los nuevos materiales, y el resultado fue una revolución cromática en el textil.

In octacatl, in machiyōtl: Dechados de virtud y entereza

Pocos años después de la conquista española, Andrés de Olmos recopilaba dichos y proverbios como ejemplos de buen lenguaje, para que otros evangelizadores aprendieran a hablar el náhuatl con elocuencia. Encontró que ciertas partes del telar servían para representar orden y armonía en las relaciones humanas. El templero (octacatl), que mantiene pareja la anchura del tejido, y el lizo (xiōtl), que controla a los hilos de la urdimbre, eran mentados una y otra vez en las antiguas coplas indígenas. Junto con ellos se hacía alusión al dechado (machiyōtl), el muestrario de figuras que guía a la persona que teje para crear diseños complejos y hermosos. Telar y dechado se convertían así en imágenes de la convivencia ideal en una sociedad.

50ydos: Obra de Adelia Sayeg

La arcilla y las fibras han acompañado a la humanidad durante miles de años. Junto con la piedra, estos tres materiales fueron labrados, modelados y entrelazados para dar inicio a una rica tradición artística y cultural. Las manos, la mente y el corazón se unen para dar cuerpo a objetos con diferentes funciones: algunas de ellas resultan tan concretas como cargar agua o cubrir el cuerpo; otras pertenecen al mundo espiritual, pues forman parte de una ofrenda ceremonial, o bien, dan pie a un momento de introspección para la persona creadora.

Human Mathematics

La exposición Human Mathematics muestra el resultado del taller epónimo que fue organizado por el Museo Textil de Oaxaca y Various Artists en noviembre de 2014.
Various Artists es un colectivo de arte basado en 24 personajes ficticios, conformado en Bruselas en 1995. El colectivo puede mirarse como un Gesamtkunstwerk, o como un concepto holístico, donde todas las líneas específicas de investigación y prácticas artísticas realizadas por sus miembros se conjugan en instalaciones o proyectos colaborativos. Una manera de colaborar con otros artistas es a través de talleres.

La lente que derrama color

Rafael Doniz lleva una trayectoria singular como artista de la cámara. Quienes conocimos su trabajo a principios de los años 1980, recordamos vívidamente las imágenes que reunió en el libro “H. Ayuntamiento Popular de Juchitán”. Sus fotografías en blanco y negro captaron con habilidad extraordinaria la energía de un movimiento social. Los cuerpos retratados quedaron fijos sólo por un instante, a punto de proseguir la marcha, y los rostros parecen hablar, o más bien gritar. Los puños se agitan en lo alto, mientras que las enaguas apuradas susurran consignas al rozar la arena. Sin buscar lo exótico, Doniz plasmó con sensibilidad la pasión de la gente istmeña en el bregar de todos los días, en la fiesta y en el mitin político. Sus fotografías juchitecas son testimonios de una gran valentía y un gran valor humano.

Gráfica textil de Miguel Covarrubias

Apodado “El Chamaco” por su talento precoz, Covarrubias había publicado sus primeras caricaturas a los catorce años de edad. Dejó incompletos sus estudios en la Escuela Nacional Preparatoria y se formó de manera autodidacta al frecuentar con timidez el círculo del Dr. Atl, Orozco, Rivera, Siqueiros y otros artistas. Partió de México en 1923, antes de cumplir veinte años, y sentó sus reales en Nueva York. Allá tuvo eco su habilidad extraordinaria para plasmar de manera gráfica, con fino sentido del humor, los rasgos que definen a una personalidad. Reconocido por Rufino Tamayo y Carlos Mérida, sus coetáneos en la Gran Manzana, Covarrubias encontró cabida en publicaciones de la talla de Vogue, Vanity Fair y el New Yorker. Sus retratos se convirtieron en referente obligado de la pasarela social de esos años y contribuyeron a forjar el culto a las “celebridades”, bajo los reflectores de Broadway y Hollywood.

Tintes naturales a pinceladas – Obra de Maddalena Forcella

Guardo un gran afecto hacia cuantos a lo largo de los años han querido descubrir conmigo los secretos de los tintes naturales, pero me emociona especialmente que algunos hayan encontrado en éstos el medio para su expresión artística. Maddalena es, sin duda, el mejor exponente de ello.

Irmgard W. Johnson, una vida dedicada al textil

Los tejidos mexicanos apasionaron a nuestra querida Maestra Irmgard a lo largo de toda su vida (1914-2011). Hija de Roberto Weitlaner, pionero de la etnografía en el centro y sur de nuestro país, ella comenzó a visitar diversas comunidades indígenas cuando aún era muy joven, acompañando a su padre. Desde el inicio de su carrera, percibió la velocidad del cambio cultural impulsado por la Revolución de 1910 y las políticas integracionistas del estado mexicano; consciente de su probable desaparición, registró con esmero todas las tradiciones que pudo presenciar en vivo. No se limitó a describir los procedimientos de manufactura que observó, sino que analizó las estructuras de varios tejidos ya olvidados, y estudió los restos arqueológicos hechos con fibras conforme iban apareciendo en distintos proyectos de excavación, desde Chiptic en Chiapas hasta la Cueva de la Candelaria en Coahuila. Sus publicaciones y sus manuscritos inéditos representan así la investigación más amplia, rigurosa y profunda sobre el textil en México.

Nostalgia por la madre patria, textiles de la diáspora española en México siglos XIX y XX

Entre 1939 y 1942, el presidente Lázaro Cárdenas abrió las puertas de nuestro país para recibir a cerca de 25,000 refugiados españoles que huían de las atrocidades de la Guerra Civil Española. Basta recordar la obra pictórica de Picasso, Guernica, para vislumbrar el dolor perpetrado por las bombas. Los barcos Sinaia, Ipanema y Mexique arribaron a Veracruz y México recibió a un gran número de personas dedicadas a la agricultura, la filosofía, las letras, la política, la economía, la música, el cine y las artes plásticas, entre muchos otros campos. Aunado a las habilidades y talentos de cada persona, con ellas llegaron diversas tradiciones ibéricas y, entre familias y de generación en generación, estas tradiciones fueron reflejando su identidad y reforzando la conexión existente entre la comunidad española formada en México y sus tierras de origen.

Retra-tablos, retratos de Zegache

Es un proyecto que desarrollé en Santa Ana Zegache, Oaxaca, entre el 2013 y 2014 como parte de una residencia artística con la Fundación Arquetopia. Mi propósito emplear mi formación académica para trabajar con una comunidad de niños durante el verano y de alguna manera conectar la estética de sus tradiciones culturales con la visión del proyecto. Mi conocimiento sobre la historia de Santa Ana Zegache y sobre su tradición de retablos era limitado.