Tormentas y sueños

Las piezas de esta exposición hablan de la belleza de la interacción entre los opuestos.
En cada pieza, un sentimiento es dominante, pero hay un elemento de otro. En el dolor,
hay belleza. En el crecimiento, hay cosas que se desechan. En la pasión, hay vergüenza. La
comunicación, los corazones y las relaciones se rompen y luego se reparan. Y la reparación,
como una cicatriz, se convierte en evidencia de los tormentos del pasado y de los sueños que
aún hay que curar.

El águila voló y el nopal quedó temblando: textiles mexicanos en el bicentenario

Sea en la granja o en el zoológico, cuando vemos a un caballo o a una foca a los ojos, percibimos a un ser afín a nosotros, capaz de sentir dolor y placer. Quizá por eso han sido los animales un tema obsesivo en el arte a partir de las pinturas rupestres hace 30,000 años. El textil no es una excepción: en los fragmentos de tejidos más antiguos encontrados en la costa del Perú, en Egipto y en el Centro de Asia figuran de manera prominente aves, peces y cuadrúpedos. Pintados o bordados, trazados con realismo o plasmados en la abstracción, los animales transmiten mensajes complejos que admiten lecturas múltiples. Si el pavorreal denota vanidad, un águila puede representar el poderío de un imperio o convertirse en un monstruo cosmológico. Pocos diseños nos dicen tanto y nos cautivan tan fácilmente.