Huīpīlli, kushma y phyang: prendas análogas de tres continentes – Segunda muestra

El 19 de abril pasado, este museo cumplió quince años de recibir al público para compartir nuestra admiración por las artes textiles. En México, como en otros países de América Latina, se celebra la llegada de una joven mujer a la adolescencia con una gran fiesta, donde ella baila un vals acompañada de cuatro chambelanes: viste por primera vez un vestido largo de gala, confeccionado con la mejor tela disponible para agraciar su figura y hacer que ella luzca como el centro de atención.

¿Qué hay en un nombre?

Famosa es la historia de Romeo y Julieta, en la que Shakespeare coloca esta interrogante en labios de Julieta. Con esta pregunta, ella busca eliminar las implicaciones del apellido de su enamorado. Cuando pienso en lo que significa un nombre, viene a mi mente la imagen de una persona viajando por la vida y cargando una mochila en su espalda; ella, como un nombre, contiene un sinfín de historias y anhelos.

TEXTOHILAR. El hilo que entreteje el universo. Obra de Sandra Contreras

Sandra Contreras es una artista mexicana que vive y trabaja entre Berlín y la Ciudad de México. Su formación y su actividad laboral incluyen a la historia del arte, las artes plásticas, y la pedagogía y mediación artísticas. Asimismo su producción plástica, que inicia en la pintura y la gráfica, se ha desarrollado en la última década principalmente en medios textiles, especialmente el bordado.

Huīpīlli, kushma y phyang: prendas análogas de tres continentes – Primera muestra

El 19 de abril de 2023, este museo cumple quince años de recibir al público para compartir nuestra admiración por las artes textiles. En México y en otros países de América Latina se celebra la llegada de una joven mujer a la adolescencia con una gran fiesta, donde ella baila un vals acompañada de cuatro chambelanes: viste por primera vez un vestido largo de gala, confeccionado con la mejor tela disponible para agraciar su figura y hacer que ella luzca como el centro de atención.

El poder de la imagen remanente: op art textil

El op art (abreviatura del inglés optical art) es un estilo pictórico que floreció en los años 1960 en las grandes ciudades de Europa, Japón y las Américas. Se distingue por los efectos ópticos intencionales, plasmados generalmente en serigrafía o alguna otra técnica que permita producir impresiones en serie. Las composiciones abstractas de ese estilo juegan con nuestro sentido visual para crear la ilusión de movimiento, profundidad, vibración, hinchamiento, deformación, o incluso para esbozar imágenes ocultas.

Reveses

“La cara oculta del textil” podría llamarse esta exposición, que busca acercar al público a algo que vemos poco y que apreciamos aún menos: el reverso de los tejidos y los bordados, es decir, el lado de las prendas que supuestamente no merece lucirse y que por lo tanto se esconde, para acatar las convenciones sociales imperantes.

Lhall xallona llun lliu’tuse, llunen lliu walh

Vestir también es un territorio de lucha es una exposición que pretende mostrar la complejidad de significaciones que tienen nuestros objetos textiles en el contexto, el uso y los afectos comunitarios: como una forma de pertenencia colectiva, como territorio de lucha y como resistencia a otras formas de existir y ser en el mundo.

Instalación textil – Victoria Udondian

Victoria Udondian, en colaboración con Alelí Hernández, Mónica Iturribarría, Mariana González, Andrea Perales Covarrubias, Juan López Hernández y Daniela Vásquez Pacheco.

Ponchos, gabanes y jorongos de Saltillo a Patagonia

En diferentes regiones de Hispanoamérica llamamos jorongo, gabán o poncho a una prenda masculina cuya confección no difiere a lo largo del continente: se compone de dos lienzos rectangulares cosidos lado a lado, o un solo lienzo muy ancho, con una abertura al centro para embrocarse al cuello. Los lados quedan abiertos, lo cual da libertad a los brazos para trabajar, guerrear o montar a caballo. El poncho abriga al cuerpo y lo resguarda del sol y la lluvia, sin limitar los movimientos de una persona activa.

Textácoras. Mónica Castillo y el Club

Existe una pregunta obvia dirigida a cualquier persona que presenta su trabajo en una exposición: “¿Qué te llevó a este proyecto?”. La respuesta, sin embargo, es todo excepto lineal y fácil de resumir; más aún cuando se trata del resultado de un grupo de personas que trabajan de manera estrecha entre sí. Al visitar esta exposición, los qués no son evidentes, pues, como se escucha en los murmullos que pueblan esta sala: “hay más palabras entramadas que hilos bordados. Millones”.